Difundir buenas ideas

junio 20, 2011

Juan Pablo Calderón para TEDXCeiba. Foto de Nicolás Felipe van Hemelryck 2011

 

Uno de los grandes miedos del ser humano es no pertenecer a — o no ser aceptado por— la comunidad. Miedo a quedarse solo, o a perder su credibilidad. Esto hace que uno se sienta inseguro. Como con la sensación que tenemos algo que perder.

No quiero ponerme a filosofar demasiado, y por eso miedo e inseguridad los entiendo como si fueran la misma cosa. He estado pensando acerca de esto y para este caso ambos tienen las mismas fuentes, las mismas manifestaciones y los mismos resultados.

Ese miedo se manifiesta minutos antes de pararse en un escenario frente a 600 personas, ya sea para dar una charla o presentar a quien va a dar esa charla. También aparece durante los meses antes de la conferencia, cada vez que uno es consciente de que ya viene ese gran día. Más aún cuando le dicen a uno que la charla dura solo 18 minutos y que el formato no es igual al que uno está acostumbrado.

En algún taller preparándonos para organizar un programa TEDx mencionaron la siguiente frase: “…para preparar una charla de una hora necesito un día, para preparar una charla de 18 minutos necesito un par de meses”. Acá todo tiene que salir perfecto, es fundamental ensayar, no hay tiempo de embarrarla, no se puede desviar el tema y no se puede demorar uno explicando nada. Ni siquiera hay tiempo de introducirse, el expositor debe mantener la atención del público y causarles emociones y sensaciones. No es nada fácil, el vídeo saldrá al aire y lo verán miles de personas.   Dar una charla TED es una de las cosas más miedosas que me puedo imaginar.

Lo terrible no es sólo que exista el miedo, sino que el miedo forma un ciclo de realimentación aumentando la probabilidad de arruinarlo todo. Los nervios pueden arruinar absolutamente el resultado de cualquier intervención ante un público grande.  El miedo —o inseguridad— no es más que reacciones físico-químicas. O así lo interpreto yo como científico. Lo bueno es que se puede tratar.

Pequeños detalles hacen que este proceso pase de ser un martirio, a ser un proceso placentero y estimulante. Es difícil describir con exactitud lo que hace ThinkandTalk, sólo sé que funciona. Los comparo con una abeja que revolotea de flor en flor polinizando el mundo. Ayudan a armonizar el espacio, a que las ideas y buenas energías fluyan. Sin las abejas algunas plantas dejan de reproducirse y el jardín se torna feo, y aburrido. ThinkandTalk está ahí, acompañando, contagiando de buena energía, subiendo el ánimo y el coraje interno, proporcionan detalles que nos ayuda a perder el miedo y disfrutar el proceso.

Gracias ThinkandTalk por todo el apoyo en TEDxCeiba, sin ustedes hubiera sido más difícil. 

Juan Pablo Calderón 

 Curador TEDxCeiba http://www.tedxceiba.co/?p=equipo

Foto : Juan Pablo Calderón Para TEDXCeiba. Por Nicolás Felipe van Hemelryck 2011


×